Pasajes aéreos económicos: Visitá Europa con un presupuesto modesto es posible

pasajes aéreos
El hallazgo de pasajes aéreos económicos forma parte de la encantadora y excitante experiencia de viajar. No se trata solamente de buscar en Avantrip y dar con el destino perfecto.

El viaje tendrá un valor agregado si, además, los pasajes aéreos económicos se convierten en una variable que entra en el juego. Viajar a Europa es el plan soñado para muchos. Se trata de la cuna de la civilización occidental, del destino turístico por excelencia, de la madre de los imperios y en consecuencia de una narcótica combinación de cultura, espacios y gentilicios que seducen los sentidos del visitante y lo invitan a un seguro retorno. Pero este plan cobra vida si promete un ahorro evidente desde la misma adquisición del pasaje.

Así que si vos no has visitado Europa por temor a los altos costos, ahora podrás hacerlo protegiendo tu presupuesto. Solamente adaptá un poco tu calendario a las temporadas más aptas. La temporada idónea para conseguir pasajes aéreos económicos Las tarifas de los pasajes varían según las estaciones. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer una vez que se conozca a detalle esta información, es planificar el viaje a Europa con base en la estación del año que supone un mayor ahorro económico.

Es vital conocer muy bien las condiciones climáticas, cuándo inician y terminan, y considerar sus características. En otras palabras, el verano ofrecerá unas actividades que el invierno no. Por lo que es posible elegir estratégicamente el destino en función de la temporada, y esta a su vez en función del costo.

No hay que precisar en demasiados detalles para saber que el verano es la temporada más costosa en Europa; pues, es el momento del año que los turistas prefieren para disfrutar de actividades al aire libre. Pero es conveniente saber un poco más de esta estación.

El costoso verano

El verano inicia la última semana de mayo o primera de junio, y finaliza la última semana de agosto. Ir a la playa, recorrer pueblos o ciudades, visitar parques, museos, y por supuesto ir de compras, son las actividades más comunes. Siendo las playas algunos de los destinos más frecuentes y sobre todo si el objetivo es desconectarse de la bulla de la ciudad, las recomendaciones pueden ir hacia las islas: Hvar, en Croacia; Ibiza, en España; Corfú, Mykonos y Santorini, en Grecia; Skye, en Reino Unido; y Capri, en Italia. Pero no todo son islas.

En verano, la multitud en las ciudades puede ser asfixiante. Y esto es porque se trata de la temporada cuando las familias comúnmente deciden salir a vacacionar. Lo que en otras palabras sugiere una posibilidad nula de conseguir pasajes aéreos económicos.

El invierno y sus bondades

En contraparte al verano, se halla el invierno. Esta es, de todas las estaciones, la más económica a la hora de viajar y la que, en consecuencia, multiplica las posibilidades de conseguir pasajes a muy buen precio.

La temporada de invierno tiene inicio en el mes de octubre y tiene su fin hacia la mitad del mes de marzo. Meses en los que definitivamente la demanda pareciera descender, salvo por la Navidad y Fin de Año (25 y 31 de diciembre respectivamente). Los bajos costos tienen como causa las condiciones climáticas, pero a esa realidad se le puede sacar el mejor provecho, por ejemplo, con los deportes de invierno. No hay que olvidar que entre todas sus virtudes, Europa reúne varios de los mejores lugares del mundo para practicar esquí.

La primavera y el otoño: el equilibrio entre clima y precio La primavera tiene comienzo alrededor de la mitad del mes de marzo, y culmina con el cierre del mes de junio. Por su parte, el otoño comienza con el mes de septiembre, y llega a su fin con el propio mes de octubre. Ambos periodos del año son viables en términos de clima y no poseen tanta demanda de viajeros, lo que facilita el desplazamiento de la gente y permite que las aerolíneas lancen al mercado precios que resulten más atractivos de pagar.

Obtener pasajes aéreos económicos se convierte en una realidad alcanzable. Con un clima que dista mucho del que tiene la temporada de invierno, y con una demanda más manejable que no implica las temidas aglomeraciones del verano, la primavera y el otoño terminan siendo los meses favoritos de muchos viajeros al momento de tener a Europa como destino turístico.

Consejos adicionales para favorecer el ahorro Sea en verano, invierno, primavera u otoño la temporada en la que se haga el viaje a Europa, un dato clave para cuidar el presupuesto es considerar el sistema de trenes que posee el Continente; ya que está dotado, por cierto, de una moderna tecnología ferroviaria que traslada a una importante masa de turistas.

Después de seleccionar estratégicamente, en función de las necesidades, la mejor temporada en la que se va a viajar, se puede adquirir un pasaje de avión a bajo costo con rumbo a alguna ciudad como Frankfurt, por ejemplo. Y una vez allí comenzar a vivir la experiencia turística por tierra. Los viajes por tierra poseen tarifas más reducidas en comparación con los viajes aéreos, y además suponen una experiencia diferente y agradable que vale la pena vivir.

Entendiendo que ambos medios, aviones y trenes, se complementan; si vos te montás en un tren, te sorprenderá cuán lejos podrás llegar.

Te puede interesar:

  • No hay posts relacionados

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *