La gastronomía que debes probar en Londres

Una buena forma de conocer un país es mediante su gastronomía. Seguro que en más de una ocasión, habrás visitado un destino y has querido probar uno de sus platos más tradicionales. Por ejemplo, el solomillo Wellington, se puede encontrar tanto en Inglaterra como en Francia, aunque en este último se conoce como «boeuf en croûte«. Lo que está claro es que una buena receta de solomillo Wellington es muy apreciada.

Cuenta con una presencia excelente y un sabor realmente delicioso. Una forma de elaboración que normalmente no se suele ver en todos los restaurantes y que resulta sorprendente. Es lógico que si vas a un buen restaurante en Inglaterra quieras probar algo de su recetario más tradicional. Este plato es una de sus señas de identidad. Siempre está entre el top 10 de comidas que hay que probar en un viaje a este destino.

Es un solomillo acompañado de una farsa que en su última fase de preparación se envuelve en hojaldre. Éste se pinta con huevo para darle su característico color y se hornea. El resultado es realmente delicioso

Algunos de los platos más conocidos de la gastronomía londinense

Además del conocido solomillo Wellington, tenemos otras opciones que siempre podemos probar, por ejemplo en una escapada a Londres. Las tradicionales fish & chips son algo que les gusta mucho a los británicos. Es un plato que puede comerse en un restaurante o en la calle. Se puede comer tal cual o acompañado de puré de guisantes.

¿Qué tal comenzar un día repletos de energía? Como viajeros, podemos pensar en el típico desayuno continental, pero no, en Inglaterra los desayunos son diferentes. Un desayuno completo inglés está hecho con muchos ingredientes diferentes. Encontraremos salchichas, champiñones, setas, morcilla, huevos, pan tostado, patatas y tomates, aunque puede variar dependiendo del lugar.

Otro plato a probar es el conocido pudin de Yorkshire, un clásico de los domingos en Inglaterra. Podemos encontrarlo con carne de pavo, res, cerdo, cordero, pollo o verduras, hay mucho entre lo que elegir. Un buen plato viene con una buena porción de carne así como patatas, vegetales y una buena dosis de salsa.

Los postres, una delicia irresistible

En cuanto a postres, podemos encontrarnos infinidad de propuestas, como el sencillo Eton Mess. Es una mezcla de merengue triturado y crema con fresas, aunque hay muchos lugares que lo hacen con diferentes frutas. También pueden cambiar la crema por helado, para darle una textura diferente y más cremosa.

Aunque son originarios de Escocia, los sticky toffee pudding son otra de las alternativas de postre. Son pudines de caramelo muy pegajoso, con bizcocho húmedo relleno con pasas o dátiles bañados en salsa de caramelo. Se sirven guarnicionándolos con crema o helado, ideal para los más golosos.

También te podría gustar...