Los museos más extraños del mundo

museo-de-la-salchicha

Una de las razones que pueden influir en elegir un destino u otro para vuestros viajes es la cultura y como máximo exponente de la misma nos encontramos con los museos. Todos conocemos el Museo del Prado, el Louvre, el MoMa y muchos otros que dejan asombrados cualquiera con sus exposiciones.  Por otro lado tenemos los museos que no suelen tener obras como los que estamos acostumbrados a ver y es de ellos de los que os vamos a hablar en esta entrada, de algunos de los museos más extraños del mundo.

Museos dedicados a cosas poco convencionales

Aunque a los americanos les encanten las salchichas para sus perritos calientes, no tienen tanta pasión por ellas como los alemanes. En Berlín podemos encontrar el Deutsches Currywurst Museum, o lo que es lo mismo, el Museo de la Salchicha al Curry. ¿Os podíais imaginar que existiese? Pues existe.

Es uno de los productos gastronómicos más conocidos y consumidos de la capital alemana. En este museo interactivo todos los visitantes pueden oler todas las clases de especies que se usan en la elaboración de este producto e incluso cocinarlos virtualmente. Eso sí, si queréis degustarlas podéis ir a la cafetería donde podréis degustarlas y vivir la experiencia completa.

museo-de-la-patata-frita

En la ciudad belga de Brujas podemos encontrarnos con el  Museo de la Patata Frita, otro de los museos gastronómicos de Europa. La patata frita es un símbolo gastronómico de Bélgica para el mundo, sobre todo con mayonesa, uno de sus platos preferidos, eso sí, siempre que se acompañe de mejillones al vapor.

El museo se encuentra en el casco antiguo de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad. En su interior se puede conocer por qué existe esta tradición gastronómica de una manera muy didáctica para todo el mundo. Además se puede tomar un buen cucurucho de patatas mientras se disfruta de la visita a este original museo.

Museo de los collares de perro

En la ciudad inglesa de Leeds nos encontramos con uno de los museos más originales de esta ciudad, el Dog Collar Museum. Como era de esperar, en este lugar se encuentran un montón de collares de perros de diferentes épocas de la historia recopilados por orden cronológico y donde el más antiguo data de unos 500 años atrás en el tiempo.

Este original museo se encuentra en el Castillo de Kent, considerado como uno de los más bonitos de todo el país, pero este museo no solamente nos propone collares de perro sino que también ofrece una buena alternativa de entretenimiento para los niños, con puentes suspendidos entre árboles, una amplia zona de juegos infantil o incluso exhibición de cetrería entre otros.

En Islandia se encuentra el más raro que os podáis imaginar, el Icelandic Phallological Museum, uno de los museos  que nunca hubierais imaginado que existiesen. Se encuentra en su capital Reikiavik y está dedicado en exclusiva a los penes de animales machos de 90 especies diferentes.

Como acabas de ver, el mundo está repleto de museos fantásticos y otros como estos, que no dejan de ser sorprendentes.

También te podría gustar...