Sevilla, un lugar para visitar todo el año

Sevilla es un destino turístico que se puede visitar en cualquier momento del año, no solo por su excepcional clima sino por la gran cantidad de propuestas que tiene para todos los gustos. Aunque siempre se puede hacer el tour por Sevilla donde conocer los rincones más destacados, nunca está de más saber acerca de todo lo que podemos encontrarnos aquí.

Rincones de visita obligada en Sevilla

La Catedral de Sevilla es uno de los rincones más conocidos de la ciudad. Es una de las catedrales góticas más impresionantes del mundo y en su interior se pueden ver los restos de Cristóbal Colón. Estando en este lugar, hay que hacer visita obligada a otro de los grandes iconos de la ciudad, la omnipresente Giralda.

El Real Alcázar es otra de las grandes propuestas de la ciudad. Es uno de los palacios más antiguos del mundo, dado que sus orígenes se remontan al siglo XI aproximadamente. Es un lugar en el que se pueden ver diferentes estilos como árabe, gótico, mudéjar o barroco, algo de lo que no pueden presumir muchas construcciones en ningún lugar del mundo.

Si hablamos de arquitectura, Sevilla es un lugar que no tiene desperdicio, por lo que te aconsejamos que lleves la cámara de fotos porque querrás recordar muchos de sus impresionantes espacios.
Entre ellos se encuentra el Palacio de Dueñas, el de San Telmo o el de la Condesa de Lebrija, la Casa Consistorial, la Real Fábrica de Tabacos, el Hospital de las Cinco Llagas o el Hotel Alfonso XIII entre muchos otros rincones de visita obligada.

Visita una de las plazas más bonitas de España

Según se dice, la sevillana Plaza de España es una de las más bonitas de nuestro país. Encontraremos bancos y azulejos de todas las provincias españolas, aportando un increíble estilo. Fue construida para la Exposición Iberoamericana del año 1929 y se dice que hasta el rey Alfonso XIII quedó impresionado al verla.

No hay que olvidarse de conocer algunos de sus barrios más característicos como el de Triana o el de Santa Cruz, con pequeñas plazas, estrechas callejuelas empedradas y flanqueadas por casas encaladas con forja en las ventanas y muchas macetas con flores.

Dando un paseo por las orillas del Guadalquivir nos encontraremos con la Torre del Oro, aunque no tiene absolutamente nada de este metal noble sino que se llama así por el reflejo dorado que proyecta en el río, por el cual también puedes hacer un pequeño crucero y conocer Sevilla de una forma completamente diferente.

El Archivo de Indias también puede ser otro de los rincones que no debes dejar de tener presente, un lugar creado en 1785 en el que se encuentra toda la información relacionada con las colonias españolas.

Estos son tan solo algunos de sus muchos lugares, pero Sevilla ofrece mucho más, aunque como siempre, lo mejor es conocer este destino en primera persona.

También te podría gustar...