Toledo, un destino para revivir la historia

Toledo

Aunque muchas personas apuestan por el turismo de sol y playa, España tiene infinidad de rincones de interior para visitar y pasar unas excelentes vacaciones, como por ejemplo Toledo. Buscar un buen alojamiento como El Pozo, será un buen punto de partida para comenzar unas formidables vacaciones.

¿Qué podemos ver en Toledo?

Toledo es conocida como La ciudad de las tres culturas dado que podemos encontrar diferentes restos de culturas musulmana, judía y cristiana. Además, pasear por muchas de sus calles será como hacer un viaje en el tiempo dado que en Toledo han conseguido preservar muchos de sus principales atractivos históricos, por lo que habrá momentos que a cada paso encontraremos rincones rebosantes de historia.

La Catedral de Toledo puede ser uno de los rincones de visita obligada. Su construcción se inició en el siglo XIII sobre una catedral visigoda existente seis siglos antes. Asimismo hubo momentos en los que fue usada como mezquita. Es uno de los templos dedicados al cristianismo más importantes de España.

En una ciudad como esta, llama la atención la existencia de una mezquita que se conserve, como la Mezquita Cristo de la Luz, la cual se mantiene prácticamente íntegra. Está considerada como una de las edificaciones de corriente hispano-musulmana y mudéjar más importante de España. De hecho, es de los escasos edificios que se conservan tan bien desde la época de al-Ándalus.

Ya hemos visto una construcción cristiana, otra musulmana y ahora llegan las construcciones judías, como la Sinagoga Santa María la Blanca, la cual mantiene sus capiteles completamente originales y diferentes unos a otros. También encontramos la Sinagoga del Tránsito, erigida en el siglo XIV por orden de Samuel-ha-Levi Abulafia, durante el reinado del monarca Pedro I de Castilla.

El Alcázar de Toledo

Otro lugar de visita obligada en Toledo es su Alcázar, una imponente fortificación emplazada sobre rocas en la zona más alta de la ciudad, tomando la altura como una ventaja militar. Está cerca del puente de Alcántara y a la plaza Zocodover, una de las más concurridas y conocidas de la ciudad.

El Castillo de San Servando es otro de los grandes tesoros históricos de Toledo. Es una formidable muestra de arquitectura militar mudéjar. Si se quiere tener unas excepcionales vistas de la ciudad y ver gran parte de su conjunto histórico, no hay que olvidarse de visitar el Mirador del Valle.

Se encuentra al otro lado del Tajo y desde aquí se pueden tener unas excelentes vistas de la ciudad, ideal para ir a la hora en la que se pone el sol y desde donde se pueden tomar impresionantes fotografías.

Estos son tan solo algunos de los tesoros históricos que podemos encontrarnos en cualquier escapada a Toledo, aunque lo mejor es venir y vivir esta ciudad en primera persona., seguro que nunca antes habías descubierto tanta historia junta.

También te podría gustar...