Pontevedra, un destino sorprendente para conocer

Galicia tiene un gran número de destinos diferentes para disfrutar en cualquier momento del año, como Pontevedra, un rincón que enamora desde el primer momento. Buscar un hotel Pontevedra y preparar una escapada, será de lo único que haya que preocuparse para una escapada hasta este lugar. Del resto tendrás que ocuparte tú, pero lo cierto es que este lugar se conoce a cada paso y con cada rincón que se visita.

Rincones imprescindibles en Pontevedra

Una de las grandes razones para visitar un destino como este es conocer las Islas Cíes, un impresionante entorno natural atlántico donde poder disfrutar de un paisaje de extrema belleza marítima.

Se trata de un archipiélago que protege la ría de Vigo del poder del Atlántico y que está declarado como Parque Nacional. Se pueden visitar algunas de ellas, hacer pequeños cruceros entre islas, sacar fotografías o hacer algunas escapada por sus muchos espacios naturales. También son destacables las playas que se pueden encontrar como la de Ladeira en Baiona o la de Os Muiños en A Guarda entre muchas otras.

Los rincones naturales son de visita obligada en este destino. No podéis de visitar el Parque Natural de las Islas Atlánticas (En las Islas Cíes) o también el del Monte Aloia. Una zona verde protegida con una impresionante riqueza en flora y fauna.

Teniendo listo el alojamiento con un buen hotel Pontevedra ya se pueden diseñar diferentes escapadas para conocer muchos rincones de este destino. El Museo Pontevedra es ideal para los amantes del arte. Es el más importante de Galicia y ofrece un gran número de obra s de pintura española.

Si te gusta la arquitectura sacra, no puedes perderte una visita a la iglesia de la Virgen Peregrina. Construida en el siglo XVIII, cuenta con una fachada barroca y una original planta en forma de concha de vieira aa cargo del arquitecto Antonio Souto.

Rutas naturales de visita obligada

Si os gustan las rutas naturales, esta zona tiene un gran número de propuestas para todos los gustos. Una de ellas es la Ruta Monte do Faro, con una distancia de unos 8 kilómetros que puede hacerse tranquilamente en unas cuatro horas, más o menos, siempre dependiendo del ritmo que se lleve.

La ruta por la Sierra de Groba o Serra de Groba, podremos disfrutar de todo un festival de naturaleza por los cuatro costados. Encontraremos un gran número de flora y fauna, donde destacan los caballos salvajes y las tradicionales vacas gallegas.

Algo de lo que no hay que olvidarse de hacer una vez estemos en Galicia es disfrutar de su deliciosa gastronomía. No importa lo que se quiera comer, su cocina goza del mejor marisco y pescados de gran calidad, excelsas carnes y unas deliciosas verduras y hortalizas, con lo que se preparan platos que no dejan indiferente a nadie.

También te podría gustar...