Viajes increíbles y grandes acciones humanitarias

niño de Perú
Sudamérica está llena de maravillas y es imposible resistirse a su magia, por ello mucho joven que adoran viajar y a la vez quieren hacer una buena labor y ayudar a otras personas, deciden comenzar a trabajar como parte del equipo de voluntariado en Sudamérica.

Hay multitud de proyectos interesantes que puede que te animen a involucrarte en uno de ellos, no sólo disfrutarás de lo que supone un viaje a lugares increíbles, sino que gracias a ti, otras personas podrán estar mejor.

A continuación, hablaremos sobre alguno de los programas que se llevan a cabo en Argentina, Ecuador o Perú. ¡Elige el que más te motive!

Ayuda a las poblaciones más desfavorecidas de Argentina

  • Ayudando a las comunidades en Buenos Aires: Este programa tiene una duración de entre dos y ocho semanas y se lleva a cabo en el animado y colorido barrio de La Boca, al sur de Buenos Aires. Es una misión que se lleva a cabo en el corazón de la comunidad, en un comedor de beneficencia: el voluntario participa en la preparación de las comidas junto a los voluntarios locales, sirviendo desayunos, comidas y café a los miembros de la comunidad y a sus hijos. Una estancia en inmersión total y muy rica en encuentros.
  • Si buscas un proyecto más centrado en el voluntariado con niños, el centro para niños desfavorecidos cumple mejor con tus expectativas. Es en el barrio norte de la capital Argentina donde se lleva a cabo la misión: los voluntarios vienen a apoyar a los dos educadores que atienden diariamente a unos quince niños de barrios desfavorecidos, proporcionándoles apoyo moral y material. El hecho de que hablen español les permite participar directamente en las actividades con los niños: se encargan de la distribución de comidas, de la decoración del local, participan en el desarrollo de actividades y juegos, etc. Los voluntarios que no hablan español pueden ayudar con las tareas domésticas y también en la preparación de las comidas.

Protección de la flora y la fauna de Ecuador

El Ecuador tiene la mayor diversidad animal y vegetal del mundo. Para los apasionados de las plantas y los animales salvajes, este es un lugar ideal para embarcarse en una de las dos siguientes misiones de ecovoluntariado:

  • Participar en el proyecto de protección de ballenas en Puerto López: durante una a cuatro semanas, los voluntarios van al campo para observar, recolectar y analizar datos sobre las ballenas, pero también sobre las aves marinas y los delfines.
  • Unirse a una misión ambiental en Galápagos: Galápagos es un destino privilegiado para observar la vida silvestre, incluyendo algunas de las especies únicas en el mundo. La misión dura de una a tres semanas y se lleva a cabo en una granja orgánica en Santa Cruz o en una pequeña granja en San Cristóbal, las dos islas principales del archipiélago. En Santa Cruz, el voluntario participa en el control de las especies invasoras, prepara el suelo, siembra, limpia los cultivos y cuida los animales de la granja. En San Cristóbal, el proyecto está relacionado con la reforestación: el voluntario ayuda a erradicar las especies invasoras y a restaurar las especies endémicas, o a mejorar los caminos de tierra. También participa en el trabajo del vivero y ayuda a cultivar las plantas.

Apoya los niños en Perú

Con una duración de dos a veinticuatro semanas, el programa de ayuda a las poblaciones desfavorecidas de Cusco, Perú, y especialmente a los niños, incluye cursos de escritura, clases de inglés, pintura, teatro, música, entrenamiento deportivo, etc.
Todas las actividades tienen por objeto combatir las deficiencias educativas mediante la asistencia en la lectura así como en el desarrollo de la creatividad y la expresión de los niños a través de la pintura y el dibujo. Los juegos contribuyen a su desarrollo psicomotor. Los voluntarios que asisten a los adultos pueden enseñarles inglés, a tocar un instrumento musical o a hacer ropa.

También te podría gustar...