Suiza, un tesoro para los viajeros

zurich
Europa está repleta de destinos que pueden llegar a ser verdaderamente sorprendente. ¿Alguna vez has pensado en visitar Suiza? Es mucho más que cantones, montes, vacas y queso Gruyere. Si te paras a pensar qué hacer en Zurich seguro que descubres infinidad de razones para visitar un destino como este.

Rincones imprescindibles en Zurich

Podemos comenzar nuestro viaje a suiza, podemos optar por una escapada por Üetliberg, uno de los miradores más destacados de la ciudad desde donde se puede ver prácticamente todo gracias a sus 870 metros de altura. No solo se verá la ciudad, sino que en un día despejado pueden verse los Alpes.

No hay viaje que se precie sin ir de compras y llevarse un buen recuerdo del destino. Un estupendo lugar donde ir de shopping es Bahnhofstrasse una calle donde se concentran infinidad de tiendas de grandes firmas y muchas otras a precios más asequibles.

Otros lugares que no hay que dejar de visitar en este destino pueden ser:

  • Dar un paseo por el Altstadt, el casco histórico de la ciudad. Una zona tranquila, de gran belleza e ideal para pasear, comer en sus restaurantes o disfrutar de sus edificios históricos.
  • Visitar el Museo Nacional de Zurich, donde podremos conocer más sobre la historia de Suiza, desde la prehistoria hasta la actualidad, con muchas propuestas interactivas.
  • Otro museo muy interesante es el Kunsthaus, con alguna de las mejores colecciones del país con obras desde el siglo XIII hasta la actualidad. Podremos ver obras de Picasso, Monet, Rembrandt o Warhol entre otros.
  • Visitar las vidrieras de Fraumünster.
  • Disfrutar en la Ópera de Zurich.
  • Conocer el Distrito 5, uno de los barrios de moda de la ciudad.

Ginebra, otra tentadora propuesta en Suiza

Viajar a Ginebra es otra de las propuestas más interesantes en un viaje a Suiza, donde podremos disfrutar de infinidad de propuestas en nuestro viaje. No podemos dejar de visitar uno de los símbolos de la ciudad como el Jet d’Eau, un chorro de agua que llega hasta los 140 metros de altura.

Se puede visitar el lago de Ginebra (Lac Léman), conocer la zona del Mont-Salève o el casco histórico de la ciudad, disfrutando de la forma de ver la vida de los ginebrinos. De su excelente gastronomía, de su cultura, tradiciones y de ver que no son tan cerrados y ariscos como muchas personas piensan, sino todo lo contrario.

Dentro de los rincones de visita obligada destacan:

  • Visitar el Cern y sorprenderse con sus científicos.
  • La Jonction, la playa de Ginebra.
  • El Palacio de las Naciones.
  • El Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.
  • El Parc des Bastions, con su ajedrez gigante.
  • La Catedral de San Pedro.
  • La Cité du Temps y la fantástica exposición de relojes Swatch.

También te podría gustar...